Día de la Tradición ¿o Halloween?

Este domingo 31 de octubre muy temprano asistí a ayudar a mi hijo León a realizar su mudanza. Dos horas entre esperas y viajes en colectivo y tren. Quise aprovechar ese momento para ir garabateando las ideas para mi nota sobre el día de la tradición.

Lo que vi en ese par de horas me hizo cambiar el eje del artículo. Coincidió mi viaje con la salida de los boliches bailables. Y me crucé por las calles y en el transporte con chicas y muchachos disfrazados y pintados al estilo Halloween. 

En un principio me causó cierta gracia ver a las chicas vestidas de rojo con capas, y a los varones con remeras de esqueletos y una aureola negra en sus ojos. Pero a medida que pasaban los minutos lo que sentí pasó a transformarse en bronca.

Dirán algunos lectores que me la tomo con los jóvenes. Por supuesto que es fuerte la invasión cultural, la colonización. Pero creo que ya están capacitados para leer y pensar. Solamente dejo de lado en estas críticas a los niños, que consumen lo que los mayores les alcanzan. Por ese motivo mi mayor desilusión es con los padres, los adultos.

Me cuesta pensar que una gran parte de la población tenga su mente tan colonizada como para festejar costumbres que no tienen nada que ver con nuestra idiosincrasia.

¿Qué es el 10 de noviembre para esta gente? No me animo realmente a hacer encuestas.

Mi crítica vaya también a los gobiernos, que deberían fomentar la lectura como así también publicitar hechos de nuestro pasado para que los ciudadanos se interesen… les pique el bichito de la curiosidad. Los colonizadores saben trabajar muy bien el tema. 

Todos sabemos que aunque queramos a nuestros padres, tíos y abuelos, las fechas que se festejan tienen un motivo comercial. Pero siempre me pregunto, ¿por qué se sigue insistiendo en festejar el día del amigo en la fecha en la que, supuestamente, unos señores del norte llegaron a la luna? Hace años que se propone en nuestro país cambiar esa fecha por el 19 de julio, día en que nos dejó el entrañable Negro Fontanarrosa. ¿Por qué no se hace? 

Aunque mi artículo iba dedicado al día de la tradición, no podía dejar de reflexionar sobre estas cuestiones que, justamente, tanto tienen que ver con  el tema.

José Hernández

El  10 de noviembre se celebra en la Argentina el nacimiento del escritor José Hernández , autor del notable poema El gaucho Martín Fierro y La vuelta de Martín Fierro,  obra que produjo un  quiebre en la literatura argentina. En su homenaje se instituyó esa fecha como el “Día de la Tradición”.

jose hernandez - dibujo
José Hernández (dibujo) https://www.biografiasyvidas.com

Hernández nació el 10 de noviembre de 1834, en los caseríos de Perdriel, en la chacra de su tío Juan Martín de Pueyrredón. Estudió en el Liceo de San Telmo y, en 1846, viajó con su familia al sur de la provincia de Buenos Aires.

Allí se familiariza con la vida rural y las costumbres de la gente de esa región, el gaucho.

Su vida estuvo marcada por la política. En 1858, a los 24 años siendo opositor al   gobierno de Alsina emigra a Paraná; participa en la Batalla de Cepeda y también en la de Pavón, del bando de Urquiza.

Por ese entonces comienza su labor periodística. Escribe una serie de artículos condenando el asesinato de Vicente Peñaloza en el periódico Nacional Argentino, Estos artículos se publicaron luego en forma de libro, en 1863, con el título de Vida del gaucho.

También trabajó en los diarios El Litoral; El Argentino; El Eco de Corrientes, entre otros. Allí publicó artículos sobre las tensiones de su propio tiempo y referidos a la cuestión del gaucho, de la tierra, la política de fronteras y el indio.

Llegó a ser diputado provincial y, en 1880, ya como presidente de la Cámara de Diputados, defendió fuertemente el proyecto de federalización, por el cual Buenos Aires pasó a ser la capital del país. En 1881 fue elegido senador provincial y se mantuvo en el cargo hasta 1885, un año antes de su fallecimiento, el 21 de octubre de 1886, a los 51 años.

El Martín Fierro

Tapa libro Martín Fierro

José Hernández siempre tuvo presente al gaucho a lo largo de su vida y, en paralelo a sus labores periodísticas y políticas, escribió una de las obras literarias más importantes de la región. La obra que consta de dos partes,  introdujo como protagonista al gaucho payador Martín, quien fue obligado a incorporarse al ejército por parte de quienes menospreciaban su existencia, al igual que la del indio. 

De este modo, víctima de la opresión y la injusticia, Martín huye para convertirse en un gaucho matrero, fuera de la Ley.  

Claro que hubo anteriormente  escritores que dieron comienzo al género de la literatura gauchesca; Bartolomé Hidalgo, Hilario Ascasubi o Estanislao del Campo, fueron iniciadores en el tema. Pero fue el Martín Fierro de Hernández el que logró posicionarse en la cumbre de la literatura argentina, en la segunda mitad del siglo XIX.

En él se expresa la vida del gaucho en el país, su estilo de vida, costumbres y su más profunda cosmovisión, inmortalizando con notables versos que se perpetúan a lo largo y ancho de la región hispanoamericana.

Hay hombres que de su cencia

tienen la cabeza llena;

hay sabios de todas menas,

mas digo, sin ser muy ducho,

es mejor que aprender mucho

el aprender cosas buenas.

Bien lo pasa hasta entre Pampas

El que respeta a la gente

El hombre ha de ser prudente

Para librarse de enojos

Cauteloso entre los flojos

Moderado entre valientes

Día de la Tradición

La palabra “tradición” deriva del latín “traditio” y del verbo “tradere”, con el significado de “transmitir o entregar”. Así, llegó al español como aquello que pasa de una generación a otra; ese legado que continúa hasta el presente, siempre en permanente construcción y forjando determinada identidad cultural.

Payador

La celebración del “Día de la Tradición”, instaurada cada 10 de noviembre, se hizo oficial en 1939, cuando el Congreso aprobó la Ley Nro. 4756, cuyo autores -Edgardo J. Míguenz y Atilio Roncoroni- reconocieron el pedido de la Agrupación Bases, que expresaba las ideas del periodista y poeta costumbrista Francisco Timpone, para homenajear y celebrar las tradiciones gauchas en la Provincia de Buenos Aires.

De todos modos, recién en 1975  con la Ley Nacional Nro. 21.154 se da forma definitiva y se consagra aquella fecha conmemorativa para todo el territorio argentino.

Síguenos
Últimas entradas de Beto Aller (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio