La historia del arte es la evolución del arte a través del tiempo.

La historia en general se divide en Prehistoria, Edad Antigua, Edad Media, Edad Moderna y Edad Contemporánea. Durante décadas se estudió la evolución del arte desde un enfoque eurocentrista, es decir, analizando sólo a movimientos artísticos surgidos en Europa. 

Recién a finales del siglo XX e inicios del XXI, con nuevas revisiones históricas y documentación, comenzó a contemplarse la evolución del arte de regiones no europeas. Sin embargo, muchas veces se sigue viendo al arte no europeo como un arte sin evolución y sin trayectoria.

La historia del arte se puede clasificar en:

Arte prehistórico, el cual abarca el paleolítico y neolítico. Un ejemplo de arte prehistórico son las pinturas rupestres de las cavernas, restos de tallas hechas en piedra (como la Venus de Willendorf) y antiguos vestigios de construcciones de piedras (como el Stonehenge). 

Arte antiguo, que abarca el arte surgido de las civilizaciones existentes de ese periodo histórico, como Mesopotamia, China, India, Egipto, Grecia y Roma, siendo estos dos últimos los mayores representantes del arte clásico y el cual fue representado por los artistas de diferentes épocas. En cuanto a otras regiones se encuentra el arte surgido en civilizaciones americanas, asiáticas, africanas y oceánicas.

Arte medieval europeo, en el cual surgieron dos grandes tendencias artísticas, el románico y el gótico. El románico buscaba rescatar el esplendor de la civilización romana, con el uso de los arcos y construcciones sencillas. El arte gótico se caracterizó por construcciones estilizadas y el uso del arco apuntado, surgiendo así las famosas catedrales góticas como el Notre Dame de París.

Otras manifestaciones artísticas surgidas en el medioevo son el Arte germánico, Arte prerrománico, Arte bizantino y el Arte islámico. En regiones no europeas surgieron la cultura Maya, Azteca e Inca en América, el Arte hindú y Budismo en Asia, la expansión de la religión islámica y cristiana en África y la expansión polinesia en Oceanía.

El nacimiento de Venus o La nascita di Venere de Sandro Botticelli fue pintado entre los años 1482 y 1485

Al finalizar el medioevo, surgió el Renacimiento, el cual abarcó los siglos XV y XVIII en toda Europa, iniciando el movimiento renacentista en Italia. Este periodo fue caracterizado por grandes cambios sociales y políticos, así como el descubrimiento de un nuevo continente y la crisis de la hegemonía cristiana, surgiendo otros movimientos cristianos como el protestantismo.

A diferencia de los periodos anteriores, los artistas comenzaron a registrar sus obras y, de esa forma, ganaron fama y prestigio que duró hasta el presente. Algunos de estos artistas son Miguel Ángel, Da Vinci y Rafael.

El Renacimiento abarca dos periodos, que son el Quattrocento y el Cinquecento. Y a su finalización surgió el manierismo, donde los artistas comenzaron con la búsqueda del propio estilo y la representación de las emociones en sus obras.

Más adelante encontramos el Barroco, surgido entre los siglos XVII y XVIII. El barroco se caracteriza por ser un arte más refinado y ornamentado, prevaleciendo aún cierto racionalismo clasicista pero con formas más dinámicas y efectistas. Algunos artistas característicos de esta época son Caravaggio, Velázquez y Artemisia Gentileschi.

El Rococó surgió en el siglo XVIII, casi conviviendo con el Barroco en sus inicios. Este movimiento comenzó a enfocarse en lo ornamental, prevaleciendo los excesos y el gusto por la decoración. Al ser un arte enteramente burgués, surgieron las pinturas decorativas y la decoración de interiores con muebles, ornamentos, tapices y porcelana fina.

Después de la Revolución Francesa y el surgimiento de la llamada Edad Contemporánea, encontramos diversas manifestaciones artísticas entre el siglo XIX y siglo XX. Debido a que en el siglo XIX surgieron avances tecnológicos y científicos, el arte tuvo la necesidad de realizar otras búsquedas de expresión. 

Los artistas ya no buscaban representar la realidad, como sus antecesores. Y muchos historiadores enfocaron sus miradas en regiones no europeas, las cuales fueron influenciadas por la cultura europea, como sucedió con el caso del continente americano, el cual surgió una fusión de culturas europeas e indígenas, generando así una cultura de mestizaje a lo largo del continente. Y muchos artistas, al analizar otras culturas, se inspiraron en ellas para crear sus artes y conceptos artísticos, organizando reuniones o exposiciones en conjunto. Fue así como surgieron las vanguardias artísticas.

Entre el siglo XIX y siglo XX surgieron grandes avances con respecto a la ciencia y la tecnología. También ocurrieron diversos acontecimientos históricos que marcaron para siempre la historia de la humanidad. De esa forma se generaron cambios con respecto al modo de crear arte, por lo cual surgieron las vanguardias artísticas.

Durante el siglo XIX los artistas se enfocaron en dar un toque diferente a sus obras y alejarse por completo del academicismo. De esta forma surgieron diversos movimientos artísticos como el impresionismo, el expresionismo, el romanticismo y el realismo. Estos movimientos se caracterizaron por realizar el estudio de la luz y el color (como el caso de los impresionistas), así como representar los sentimientos del ser humano (como el expresionismo) y reflejar al pueblo, la cotidianeidad del duro trabajo y los ideales democráticos (como el realismo y romanticismo).

A inicios del siglo XX se buscó la ruptura de lo figurativo de tal forma a llegar a la abstracción. Así surgieron diversos movimientos artísticos como el fauvismo, el cubismo, el futurismo, el surrealismo y el dadaísmo

Otros movimientos artísticos que surgieron durante el siglo XX y que se caracterizan por la pérdida de la referencia con la realidad son el neoplasticismo, el constructivismo ruso, la bauhaus, el informalismo y el expresionismo abstracto.

En la segunda mitad del siglo XX se desarrolló lo que se conoce como el Arte contemporáneo, el cual se caracteriza por un arte que valora más el concepto que la obra misma. Muchas de las producciones artísticas son de carácter efímero, es decir, solo duran el tiempo en que son exhibidas en los museos o espacios públicos y luego desaparecen. Sí o sí requieren de algún registro fotográfico para ser documentadas, cosa que no sucede con una pintura o escultura. Otra característica es que recurre al uso constante de la tecnología para crear obras de arte, como el net art, video arte, ilustración digital y la fotomanipulación.

En siguientes entregas hablaremos puntualmente de cada uno de ellos.

Fuente: https://artedivague.wordpress.com/

Síguenos
Últimas entradas de Beto Aller (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *