Corría el año 1561 en Nuremberg, Alemania (Por entonces Ciudad Imperial Libre del Sacro Imperio Romano germánico). Aún no llegaban los conocimientos de la tecnología tal cuál hoy la conocemos. Y el conocimiento del universo era muy escaso.

Lo poco que se sabía acerca de las estrellas y planetas tenían más que ver con la astrología que la ciencia, y no se pensaba que pudiera haber otros soles y otros mundos, y que en los mismos, posiblemente, pudieran vivir otros seres (extraterrestres).

Los únicos vehículos conocidos eran embarcaciones impulsadas por el viento o fuerza muscular, o medios de transporte tirados por caballos. No tenían ningún concepto de viajes aéreos. Aviones y naves espaciales, serían extremadamente difíciles de comprender y explicar.

Entonces, ¿Cuál fué la impresión que que tenían esos ciudadanos con un cielo lleno de vehículos voladores de diferentes diseños, luchando en una batalla en el cielo justo encima de su ciudad? Lo que estaban viendo era real, porque las víctimas de esa batalla se estrellaron en sus casas y campos.

En este caso, sabemos realmente lo que ellos pensaban, porque los acontecimientos fueron presenciados por media ciudad y divulgados en su periódico local.

El inicio de la batalla

Con las primeras luces del amanecer del 14 de abril de 1561, la gente del pueblo salía de sus casas para dedicarse a sus actividades diarias. En ese momento, el espectáculo que veían al mirar el cielo les era extremadamente difícil de explicar o entender.

El cielo estaba lleno de objetos extraños. Algunos eran grandes y cilíndricos y liberaban dentro de sí mismos otros objetos voladores en forma de esfera más pequeñas. Algunos eran en forma de platos, y otros eran en forma de cruz y todos parecía volar independientemente a través de los cielos de Nuremberg

La “Gaceta de Nuremberg”, uno de los primeros periódicos en imprimirse, registró el espectáculo. Todo quedó documentado en una octavilla de madera atribuida a Hans Glaser. Contó la historia de cómo una “terrible aparición” inundó el cielo del amanecer.

Llegó a describir las “formas cilíndricas del cual salieron esferas negras, rojas, naranjas y azul-blanco que salían de él”. Entre las esferas llegaron otros objetos – “cruces con el color de la sangre“. El “espectáculo es espantoso”, publica la Gaceta, fue presenciada por “numerosos hombres y mujeres“.

“de aproximadamente 3 en la extensión, de tiempo en tiempo, cuatro en un cuadrado, muchos permanecían aislados y entre estas esferas, uno podía ver una serie de cruces del color de la sangre. Luego se podían ver dos tubos grandes, en cuáles tubos pequeños y grandes, estaban 3 esferas, incluso cuatro o más. Todos estos elementos comenzaron a luchar uno contra el otro.”

 

Nos queda más que claro que lo que los testigos estaban observando pasmados era una sólida y resistente tecnología, a pesar de quienes quieren desprestigiar esta teoría diciendo que sólo se trataba de formaciones de nubes extrañas. Esto lo demuestran las descripciones en los que compararon a algunos de los objetos vistos a la limitada tecnología de su época.

Las formas cilíndricas, por ejemplo, fueron posiblemente de construcción metálica, ya que los testigos presenciales lo describieron como “barriles de cañones”.

Tampoco eran objetos flotando suavemente en la brisa. La descripción de las esferas establece claramente que ellos estaban “lanzándose” uno encima del otro.

El diario también informó que casi tan pronto como llegaron, los objetos voladores comenzaron a luchar. La lucha duró por lo menos una hora, tiempo durante el cual algunos de los objetos fueron vistos incendiarse y caer a la tierra donde desaparecieron en una espesa “nube de humo”.

“En el momento cuando amaneció, uno podía ver muchas bolas grandes negras que se movían a gran velocidad en el aire hacia el Sol, entonces hacían medias vueltas, golpeándose uno contra los otros como si estuvieran peleando una batalla, un gran número de ellos se hicieron rojos e ígneas, después de eso se consumieron y se extinguieron en una espesa nube de humo.”

Al menos uno de los más grandes objetos parece haber tenido un perfil aerodinámico ya que fue descrito como una enorme “lanza negra” que entró a la escena y decididamente puso fin a la batalla. Este objeto podría ser un gran nave crucero de batalla (una nave superior de algún tipo, parecida a lo que, según algunas fuentes, fue hallada en la Luna por el Apolo 20).

En la conclusión de la batalla, se informó que los ganadores habían volado hacia el Sol.

Como era de esperarse de aquellos tiempos, el fenómeno fue tomado como la ira de Dios por alguna transgresión desconocida. El editor de la Gaceta de Nuremberg dedicó unas líneas de advertencia para sus lectores:

Los temerosos de Dios no descarten estos signos, incluso llevarlos al corazón como una advertencia de su anunciación misericordioso con San Emidius Padre celestial, recompongan sus vidas y fielmente rueguen a Dios, que él evite su ira, incluyendo el castigo merecido, en nosotros, para que podamos, temporalmente estar aquí y perpetuamente allí, vivir como sus hijos.

 

Los teóricos de los antiguos astronautas que analizan el incidente de Nuremberg con una visión moderna dicen que representa claramente a alienígenas en sus vehículos extraterrestres batallando en los cielos. Dicen que estos objetos son claramente vehículos físicos voladores.

Ellos señalan que las formas de los objetos son todos los clásicos diseños de ovnis; platillos, cilindros y esferas. Informes de la época de “tubos” emitiendo “globos” se adapta a las observación de naves nodrizas emitiendo pequeñas esferas.

Cada época interpreta sus misterios a través de los ojos de su época y está limitado por su conocimiento y experiencia, que por supuesto está ligada a esa edad.

¿Esto fue un problema para los antiguos escritores de Nuremberg? ¿Esto fue un incidente que simplemente no tenían el vocabulario o conocimientos técnicos para describir con precisión? Si la escena que el pueblo de Nuremberg fue testigo en centenares, no eran ninguna máquinas voladoras luchando entre ellas, entonces ¿Qué fue eso?

Muchos detractores dicen que debe haber sido simplemente un informe fantasioso de una lluvia de meteoritos, pero esto se extiende a la credibilidad, descripciones como “tubos”, “cruces volando”, “barriles de cañón” y una “gigantesca lanza” están muy lejos de la descripción de una simple lluvia de meteoritos o cualquier otro evento natural que uno pudiera conseguir, y teniendo en cuenta el número de testigos, a los editores les resultaría difícil salirse con cualquier descripción que fuera sumamente imprecisa.

Así que mientras algunos puedan no estar de acuerdo exactamente con lo que pasó, tal vez acepten que algo extraño sucedió. Y si bien podemos considerar que nuestra familiaridad con la tecnología está destinada a hacer nuestra interpretación más cercana a la realidad que los observadores en Nuremberg 1561, la verdad puede ser que lo que pasó ese día esté más allá de nuestro alcance como lo fue para ellos.

El fenómeno ha sido interpretado como una batalla aérea de origen extraterrestre por estudiosos del tema OVNI.

Algunos investigadores creen que Glaser embelleció un fenómeno ovni, utilizándolo como propaganda religiosa. Sí debemos comprender que en aquella época carente de tecnología esa interpretación era la más lógica posible.

Un párrafo aparte para la Ciencia. Es una constante. Cuando no encuentran explicación, los científicos de cualquier rama tratan de explicar el evento asociándolo a algo conocido. Aún cuando, por los relatos, se ve a las claras que es imposible que los ciudadanos de Nuremberg hayan confundido un Parhelio o un Halo, los científicos insisten con que alguno de estos fenómenos ocurrió ese día.

 

Fuente: https://anomalien.com

Síguenos
Últimas entradas de Beto Aller (ver todo)