Simplemente… un buen corazón

 

Un simple profesor de ciencias naturales, un hincha acérrimo de Boca, un militante de la vida, un luchador, un padre, un abuelo, un hijo, un hermano, el Lonko.

No se cansaba de decir que lo más importante era ser buena persona, humilde, no sentir odio, Kume felen decía. Remarcaba que nunca debíamos olvidarnos de dónde venimos,  de nuestro origen económico, social y cultural. Nos contagiamos de él, la pasión por la historia, por la lectura y por nuestro origen.

Dedicó su vida al rescate de nuestra historia, en el camino se topó con muchos obstáculos, pero también con muchas bondades, de hermanos y hermanas que transitaron junto a él su camino. El tiempo y la experiencia lo fueron conduciendo poco a poco a reencontrarse con sus raíces empíricamente, pasó de la teoría a la práctica y desde entonces participó activamente en el Nguillatún, todos nosotros lo seguimos, estuvimos con él desde siempre, disfrutamos cada charla, cada enseñanza, hasta el viaje más largo se hacía corto gracias a las conversaciones que entablábamos.

Siempre dijo que todo depende de la voluntad, que uno se puede dar el tiempo para lo que realmente siente y necesita, que no había que hablar por hablar, que lo primero era observar y después, si era necesario, hablar. Futa Chao sabe por qué hace las cosas reiteraba cuando nos topábamos con una situación sin salida, lo importante es estar tranquilos repetía.

Fiel a sus principios y a su creencia, el camino al rescate de la identidad lo fue acercando a otras personas que pensaban como él, “lo importante es el nehuén” decía. Todas esas personas, hoy conforman nuestro Lof, cuya consigna para pertenecer a él es simplemente, “tener buen corazón”.

Querido viejo, agradecemos profundamente todo lo que nos enseñaste, tus charlas, tus abrazos, el lugar que nos diste a nosotros en tu historia. Ta ´Chao te llevó para sus rumbos, sabemos que siempre estás y estarás con nosotros, que en cada Nguillatún tu nehuén caminará con el nuestro. Que cada acto de nuestra vida será acompañado por tu energía y la de nuestros antepasados.

 

Tus hijos Eduardo, Martín, Lautaro y Kiyen Pincén,

 

A un año de la partida de nuestro Lonko Luis Eduardo Catrunao Pincén  24/11/1958 – 14/06/2019

¡¡Cuanto te amamos… cuanto te extrañamos!!

Tus hermanos de la comunidad Lof Vicente Catrunao Pincén.

 

Nota del editor:   A pesar de no ser esta una nota o artículo de los acostumbrados al blog, sino una carta de un hombre a su padre, al ser compartido con la comunidad y a través de ésta con el resto de la sociedad me veo en la obligación de adjuntar un pequeño glosario para la compresión de todas las personas que lo lean.

Futa Chao:        Gran Padre

Kume felen:      Estar bien

Lof:                    Espacio material e inmaterial

Lonko:               Cacique

Nguillatún:       Ceremonia/Rogativa

Nehuén:            Energía

Ta´Chao:          Futa Chao